martes, 12 de junio de 2012

17 de Junio Día del padre, aquí un homenaje

Homenaje a los papás del mundo que gustan de arte.
 
Hombres que tejen
El gran mito, ¿no?. El eslabón perdido del tejido. Un sueño para las féminas y un panorama brumoso para los varones.

¿Es tan atípico ver un hombre tejiendo? Pues dependiendo de donde se vive y con quienes se vive, esta realidad puede ser más o menos común.

En Chile esto aun se ve muy poco. Es una actividad relegada, para los más afortunados, a algún taller escolar durante la infancia, silenciada, para los más desgraciados, por las masculinas burlas de sus amigotes. En otras ocasiones el hombre es un anexo más de las herramientas tejeriles, un desarma nudos, un courier lanero, un crítico de modas o en el más común de los casos, un modelo. El hombre se relaciona con el tejido desde afuera (o en este caso desde adentro del chaleco, par de calcetines, gorros, etc), no es extraño que algunos varones sientan la misma sensación de incertidumbre y contemplación entre un ovillo de lana y un paquete de toallitas higiénicas.

Al final de cuentas alejar al varón del tejido es un estereotipo tan negativo como relacionarlo exclusivamente con las damas.

Los hombres tejen, señoras y señores, y tejen desde hace mucho tiempo. Es más, algunos historiadores han establecido que el nacimiento de esta tradición se debe al tejido de redes de pescar por parte de muy masculinos marineros y pescadores.