domingo, 9 de septiembre de 2012

El tejer en la espera del nacimiento, te conecta con tu bebé



El embarazo es para mi como una melodía para mi oídos, no puedo pensar que sea algo distinto para otras personas, salvo aquellas que no lo esperaban o que no fue su decisión, cosa que lamento mucho.

Pero en mi caso el embarazo es el milagro maravilloso de la vida, pues del amor de dos personas nace como sembrar una semilla en la tierra fértil, la más maravillosas de las cosas en el universo, la vida. 

Y es así que hoy somos lo que somos gracias a esa semilla de vida, por eso es maravilloso para mi cuando alguien esta embarazada, claro...sin pensar en el dolor del alumbramiento, aun que, ¿Sabias que cuando ese ser tan pequeño sale del vientre materno, sufre un golpe gigante de adrenalina que según los médicos es más allá que un infarto?, pues ni yo lo sabia, es decir que no solo sufre la mamá, sino también el bebé. 

Y eso le da mayor aprecio por la vida y las ganas de vivir, pues imagina cuantas etapas y procesos tuvo que pasar ese pequeño ser hasta convertirse en lo que conocemos en casa como el o la bebé.

Ese olor tan lindo, único y maravilloso que nos despierta el instinto de protección maternal o paternal, y lleva a crear un ambiente de nido, además de querer estar en esa burbuja todo el tiempo, y verlo dormir. 

 
Pero también queremos que este grande para que platique, para que camine, y en fin mil cosas que desata la llegada del nuevo integrante a la familia y a la vida de uno, que cambia nuestra vida y nuestra forma de pensar de forma maravillosa.

Pero mientras nace, somos dadas a crear un ambiente de seguridad para la llegada del nuevo integrante sea niño o niña, y tanto el papá como la mamá nos damos a la tarea de encontrar el mejor espacio, el mejor lugar y lo mejor cuidado y protegido que pueda estar el espacio para él o ella, ese nuevo ser que nos ha cambiado ya la vida desde el momento en que nos enteramos que, estamos esperando un hijo.

Y por ello nos convertimos en tejedoras por instinto pues deseamos tener el tejido más suave y precioso para él o ella, a demás de que tejiendo en calma y repetitivamente, la madre alcanza un estado contemplativo en donde se conecta con la vida que lleva en su vientre. 

No sólo piensa en cómo se verá su bebé y cómo crecerá sino que, tejiendo cobijitas, gorritos, zapatitos, chambritas, etc., para su nuevo hijo o hija va formando su cuerpo y un significado profundo de amor corporal con  él o ella. 

La hebra de la lana o estambre, es como el cordón umbilical que hilvana un sueño, un pensamiento, una nota musical, de una madre que espera la llegada al mundo de un nuevo ser, que tejiendo punto a punto , vuelta a vuelta del tejido, va imaginando y soñando con el nuevo ser, que si le quedara el color, que si el estambre es suave, en fin nos preocupamos por darle lo mejor.

Con cada prenda que tejemos el tiempo pasa y nuestro hijo o hija crece con la conciencia de su futuro cuerpo, que casi está en nuestras manos… en esas suaves prendas tejidas.
Por ello al iniciar acudimos a las mujeres expertas del tejido las abuelas o la internet y hasta compramos las revistas de tejido y crochet, para que no se nos escape ningún detalle y salga tal cual hemos deseado que sea ese primer ajuar para él o ella.

Considero que, tejer es acompañar este crecimiento tan conscientemente, que nada es tan nítido y fiel a lo que será tu niño o niña, como las prendas que has tejido para él o ella.

Por eso aquí les comparto los paso para tejer un ajuar básico para tu bebé.

Recuerda que lo importante es hacerlo con amor y sobre todo teje punto a punto, vuelta a vuelta los sueños que más delante él o ella abrigará ese pequeño y delicado bebecito.
 
Con mucho cariño para todas las madres que pueden gestar hijos que a mi solo me toca ver hacer realidad este sueño a través de mis ojos, con las mujeres de mi alrededor, y tejerles lo que a veces ellas no pueden hacer   gusto yo los tejo con cariño, un abrazo y felicidades por tu nuevo hijo o hijas o si te toca como a mi tejerle al sobrino o sobrina, nieto o nieta, ahijado o ahijada, etc., en fin disfruta haciéndolo y recuerda que será algo el mejor recuerdo de la espera de su llegada y se acordarán para toda la vida como el mejor regalo.

Para ti de :Soledad Venegas Nava